viernes, 17 de mayo de 2013

SORPRESAS QUE DA LA VIDA



Unos amigos se sientan en un banco del parque y como casi todos los días, se juntan para charlar y pasar la mañana.

Uno de ellos observa que Juan está algo mas triste de lo normal, y le pregunta ¿ Que te pasa hoy, amigo mío, te veo raro? Pues que llevo días sin poder dormir, ¿y eso, tienes algún problema?

Te parece problema tener en mi casa a toda la familia de mi hijo mayor, es decir a su esposa y sus tres niños pequeños, el mayor tiene doce años.

Pues, Juan, debes de sentirte contento tener a toda la familia junta aunque los pequeño dan mucha guerra.

¡Que no Antonio, que no lo entiendes! Es que mi hijo se ha quedado en el paro con 42 años, que la mujer perdió el trabajo hace dos años y no pueden pagar la hipoteca y se han tenido que venir a vivir con nosotros ¿lo entiendes ahora? Los niños son los que peor lo llevan, no están acostumbrados a dormir los tres en la misma habitación, se pelean, gritan, lloran..... y Carmen y yo ya no estamos para estas cosas.

Llevábamos una vida tranquila y de repente ha cambiado. La casa esta invadida por mi hijo y los suyos, han metido muebles en todos los sitios. Solo tenemos un cuarto de baño, los gastos en la casa se han multiplicado por cinco. Es una locura.

Quiero mantener la calma pero a veces no puedo.

Estamos incómodos pero en el fondo no les podemos demostrar que lo estamos.

Amigo mío, cuando llegamos a la vejez lo que soñamos es tener una vida tranquila y mira lo que nos ha reservado.

Y menos mas que mi nuera es buena, y se adapta bien a mi mujer le ayuda muchísimo en todo lo referente a la casa pero mi mujer no esta para llevar la casa de siete personas.

Mi vida no es ni sombra de lo que era. Te despiertas cuando se levantan los niños para ir al colegio, comes cuando vuelven del colegio, ves los programas de televisión que ellos quieren. Mi hijo y mi nuera son prudentes y molestan lo mínimo pero los niños son niños.

Lo malo es que cuando es por un tiempo y piensas que en unas semanas todo volverá a la normalidad , pero no, no sabes cuanto durará.

Uno piensa que esto le va a pasar a otros cuando lo ves en la televisión pero nunca que te tocará a ti.

Juan, si te tengo que ayudar en algo pídeme lo que necesites, te lo digo como buenos amigos que somos, cuenta conmigo para lo que sea.

Gracias Antonio sé que puedo contar contigo,  pero yo creo, que lo único bueno de esta crisis, es que nos hace mas humanos, que consigue que saquemos los mejor de nosotros mismos, que nos hace mas solidarios, que nos hace entender que es eso de la compasión, que tantas veces hemos oído hablar y que hoy entendemos mejor que nunca.

No quiero pensar, que de todo esto no salga algo positivo.

Aprovecharé esta oportunidad que la crisis me da para estar mas cerca de los míos, conocerlos mejor, jugar con mis nietos y ayudarles al mismo tiempo. Nada sucede por suceder, todo tiene una razón de ser que mas adelante conseguiremos entender.

Es en los momentos difíciles donde aflora lo mejor de cada uno. Hablar mucho de la crisis ayudamos a promoverla y callar es hacernos conformistas, en vez de esto debemos trabajar duro. Con la lucha, sacaremos todo lo bueno y positivo que las personas tenemos escondido y que muchas veces no sabemos sacar a la luz , que nos ayude a limpiar la pereza y saber encontrar salidas y soluciones. QUE DIOS NOS AYUDE.